Categorías

Quedate en Casa

El Tiempo en la zona

El tiempo - Tutiempo.net

APREBA

Descargá la Aplicación en

Los buscas de siempre: deportistas regionales que no se rinden

Los ingresos para quienes viven del fútbol o del básquet también mermaron. Pero el deporte enseña a convivir con los golpes, las derrotas y caídas. De ahí tomaron fuerza para enfrentar las consecuencias del coronavirus. Estas son las historias de Enzo Romero, Martín Ramos, Javier Solís, Lucas Villanueva, Hernán Etchepare y Juan Levrino.

Destacar a los deportistas regionales no solo es importante por una cuestión geográfica sino también humana. La mayoría de los jugadores de la zona ha trabajado mucho a lo largo de su carrera para poder vivir de actividades populares como el fútbol y el básquet.

El contexto actual es inusitado porque la pandemia y el aislamiento social obligado cambiaron el escenario. Sin acción en meses neurálgicos del año y con serias dudas de cuándo volverán los torneos al país y a la región, cada uno le busca la vuelta como puede.
Además de entrenar en casa, de forma individual y no tener el contacto diario con sus compañeros, los ingresos para quienes viven del fútbol o del básquet también mermaron. Los problemas económicos pegan duro en los clubes y son pocas las instituciones que quedaron al día.

A sabiendas de la incertidumbre que genera la coyuntura, los jugadores zonales buscan alternativas para hacerle frente a la situación. Lo hacen de la misma forma en la que encararon sus respectivas carreras.
Si hay algo que enseña el deporte es a convivir con los golpes, las derrotas y caídas. Esa misma filosofía es la que Enzo Romero, Martín Ramos, Javier Solís, Lucas Villanueva, Hernán Etchepare y Juan Levrino tomaron para afrontar lo generado por el coronavirus.

Cambiar, adaptarse, reinventarse y hacerlo con la mejor de las energías posibles, es el desafío que afrontan a diario. Todas las historias son distintas y son muchos los que dan pelea en esta batalla por ganarse la vida. Algunos buscaron trabajos nuevos, completamente diferentes a lo que venían haciendo, y otros le dieron continuidad a sus proyectos personales.
En este trabajo de PODIO, compartimos algunas de las historias que merecen ser contadas.

Aqua y jabón para combatir la crisis

Desde el mes pasado, Enzo Romero tiene un emprendimiento de venta de artículos de limpieza. En enero se rompió los ligamentos y desde ahí tiene licencia en su otro trabajo, como recolector de basura de la Municipalidad de Cipolletti donde empezó hace dos años.

“Me largué a vender productos de limpieza. Empecé con líquidos y de a poquito le voy sumando más cosas. La idea surgió de un amigo que se dedica a esto, con el tema de la lesión no podía hacer mucho y quería aprovechar el tiempo libre. Me dijo si quería ayudarlo, primero me reí y le dije que lo iba a pensar, pero después le dije que quería probar”, dice sobre la idea.

“Gracias a Dios me está yendo bien, aprovechando el parate hasta reintegrarme al trabajo de la municipalidad. La idea es seguirlo junto a mi mamá, yo la ayudaría a ella en ese momento.
Me escribieron y llamaron muchos, hay días como los sábados que voy hasta diferentes pueblos, Cordero, Vista Alegre, Barda del Medio. Armo algunas promos y vendo casa por casa”.
Armó una página en Facebook para promocionar los productos: se llama Art. de limpieza Aquaman.

“El diseño lo hizo un amigo que trabaja en una gráfica, el nombre lo puse yo, me gustó porque todos me conocen como Aqua, la página de Facebook también la hice yo”.
Romero habla con la humildad que siempre lo caracterizó. Desde sus inicios mantuvo un perfil bajo y mucha gente se lamentó cuando se rompió los ligamentos el torneo pasado.
Sobre su futuro, el delantero de Cipo puntualizó: “Tengo un año más de contrato en Cipo, lo que más se extraña es ir a entrenar, no veo las ganas de volver a correr, fue una lesión muy dura. Pero hay que estar tranquilo y no apurarse. Empecé a hacer bicicleta, me queda otro mes de rehabilitación”.

Ramos, el ”Indio” solidario

Martín Ramos trabaja desde hace tiempo con su papá en un comercio. Hacen encargos de carpintería, en aluminios, vidrios y soldaduras. Desde que empezó la pandemia ofreció su ayuda mediante Facebook para conseguirle trabajo a sus colegas.
“Siempre trabajé a la par del fútbol. Al ser negocio propio tuve libertad horaria para entrenar y jugar. Ahora estamos con horario completo, el taller queda en Plottier, atrás de la casa de mis viejos”, explica el volante de Independiente.
“Recibí algunos mensajes de chicos después de la publicación, es algo común en este momento. Estamos en las obras de construcción entonces nos enteramos cuando necesitan gente, también para pintar, cortar el pasto, lo que sea. Muchos colegas están en la misma y tienen familias, que nadie te de una mano es feo. Lo veo en muchos compañeros cercanos que por vergüenza no te dicen nada. Se nota la necesidad que hay”, cuenta el mediocampista.

Al igual que en la cancha, Martín se muestra solidario y no solo analiza su situación, sino que se pone en lugar de otros con más necesidades.
“Algunos viven con los padres y tienen menos responsabilidades, pueden aguantar un poco más, pero otros tienen hijos y esperar una ayuda se hace jodido.

Hasta que conseguí el permiso para ir a Plottier estuve 25 días en mi casa encerrado. Tengo una nena de dos años. Cuando empezó esto nos estaban pagando febrero, lo completaron y acordamos cobrar marzo entero. Algunos compañeros cobraron la mitad, otros todavía no, según la necesidad. Cuesta que los sponsors bajen la plata”.
En cuanto a lo que se viene para Independiente y el diálogo con la dirigencia, Ramos comentó que
“El presidente habló con todos los jugadores, la idea es que sigamos todos en el Regional o la Liga. Mi idea es seguir, tengo 29 años, tengo tiempo para jugar”, finalizó el “Indio”.

Es tuya, Juan: Levrino quiere terminar su carrera de abogacía

“En estos momentos es cuando uno se plantea varias cosas, hay otros objetivos. Me queda un final para recibirme de abogado. La idea era terminar e ir mechando lo deportivo con el Derecho. Hoy me inclino un poco más hacia eso y veremos que pasa con el básquet”, dice Juan Levrino, capitán de Independiente de Neuquén en el Federal de básquet.
Una ventaja para él es que la pandemia no lo tomó desprevenido:
“Recibirme es un proyecto de años que hoy me agarró en el final. En mi caso se achicaron los tiempos y voy metiéndome en el ámbito laboral de lo jurídico”.

Levrino menciona algo importante en la vida del deportista que vive de lo suyo, ya que muchas veces los tiempos libres no son aprovechados para tener proyectos propios y a la larga eso puede complicar el futuro de los protagonistas cuando dejan la actividad.

“Generalmente el jugador tiene dos o tres meses entre torneo y torneo, pero ahora estamos en una incertidumbre de no saber qué va a pasar. En esos casos algunos juegan torneos cortos, pero hoy no se puede hacer”.
Finalmente, Juan se mantiene fiel a su estilo. Desde la tranquilidad y el optimismo, analiza la realidad y deja un mensaje con buenas energías.
“Buscar trabajo está difícil, hay mucha desocupación. Pero le estoy metiendo a eso (estudio) y lo económico se acomodará en algún momento. No hay que ser negativo, esto no va a ser para siempre”.
Levrino aclaró que en Independiente se mantuvo al día con los sueldos pese a la crisis que golpea fuerte.

Solís es de buena madera

“Por suerte se abrió esta chance para poder sustentarme. Después de entrenar dejamos de cobrar, se dio justo a tiempo. El tío de mi novia es el dueño, me junté con él y me dio esta chance”, cuenta Javier Solís, defensor de La Amistad de Cipolletti en el Regional Amateur de fútbol.

“En un corralón nunca había trabajado, si había levantado bolsas de cemento y eso pero no en esta cantidad, es como algo nuevo. Yo solo me dedicaba al fútbol, solo había trabajado en atención al público en comercios en otro momento”, explica el lateral derecho que también jugó en Independiente de Neuquén y Cipo.

En lo que refiere al fútbol, Solís continúa vinculado con La Amistad. “Seguimos con las rutinas cada uno en su casa, la que nos mandó el profe. A la expectativa de alguna fecha para volver a entrenar. Esperamos volver a jugar en septiembre, ojalá podamos volver a entrenar pronto”.
Además de lo futbolístico, para el jugador la cuarentena también se siente en lo anímico. La parte humana, como en cualquier trabajo de grupo, es anhelada y Javier espera volver para disfrutar tanto adentro como afuera de la cancha.

“Se extraña mucho y se hace largo la espera, las charlas y compartir con los compañeros también. Hoy uno se da cuenta que pasó gran parte de su vida en el fútbol y ahora no hacerlo genera ansiedad”.

Villanueva, un animal de toda la cancha

El basquetbolista de último paso por Independiente de Neuquén encontró en la venta de alimentos para mascotas un trabajo en este difícil contexto.
“Es complicado porque me tuve adaptar a una rutina totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado, tengo que hacer mucho trabajo de redes sociales porque sino no vendo. Al principio las ventas solo eran para parientes y conocidos, pero de a poco con el boca en boca empezamos a llegar a más gente”.

Por ahora, el todoterreno que vive en General Roca hace un balance positivo. “En cuanto a lo económico está difícil como en todos lados, pero como es un negocio ‘indispensable’ porque a las mascotas hay que darle de comer, se vende. Además le ofrezco la facilidad de llevarlo a domicilio tomando todos los recaudos necesarios para el cuidado de la salud”.

Como todo trabajo nuevo, lleva un tiempo de aclimatación. “Me estoy acostumbrando de a poco a relacionarme con proveedores, empecé a manejar herramientas informáticas que antes no manejaba para tener un control de la mercadería, de los ingresos y egresos. Es todo aprendizaje y adaptación”, señaló y agregó: “Por ahora es un pequeño emprendimiento que esperamos que crezca, pero busco también algún trabajo en este tiempo sin basquet”.
El Instagram es: @tusmascotas_felices

El base que reparte asistencias y artículos deportivos

Hernán Etchepare, base de Sol de Mayo e histórico jugador regional en el básquet de ascenso, está con su emprendimiento de venta de artículos deportivos, que comenzó hace cuatro años.

“Estamos trabajando con envíos en Viedma y Patagones, además de otras ciudades cercanas. Ofrecemos un producto pero además intentamos que llegue de la forma más cómoda posible”, comenta.
Las circunstancias son particulares por la crisis que genera la pandemia y él aprovechó el tiempo de aislamiento y cuarentena para ajustar detalles que tenía en mente. “Es un momento complicado para un emprendimiento, porque tanto clubes, gimnasios y municipios no están en actividad. Nos enfocamos en la gente que entrena en casa. Por eso tenemos el servicio a domicilio, la situación lo amerita”, comenta el jugador que ascendió con Atenas de Patagones del Federal a la Liga Argentina hace cinco años.
“Es algo que me gusta porque tengo relación estrecha con el mundo del deporte en general. La actividad física es importante para el cuerpo y para lo mental”, subraya.

En cuanto a las características del trabajo, Hernán sostiene que “la dinámica es diferente a la que estamos acostumbrados, ya que se trabaja mucho con redes sociales. Es algo distinto a ser jugador y voy aprendiendo todo el tiempo, adecuándome a la situación que no es normal”.
De cara al futuro de mediano y largo plazo, Etchepare está convencido de que “una vez que vuelva el básquet la voy a seguir, aunque seguramente tenga que reordenar horarios como todos”.

 

 

 

Fuente: acundo Rumene – Matias Vega – Rodriguez – Diario Rio Negro

0 comentarios - “Los buscas de siempre: deportistas regionales que no se rinden”

Deja un comentario

Legis RN 2020

A E C de Viedma

Municipalidad de Viedma RN

Muebles y Servicios

Municipio Patagones