Categorías

APREBA

Instagram

  • LaLigaArgentina Depo Viedma luch hasta la ltima bola pero no
  • Tres Grandes Amigos Emanuel Lpez Cerdan Ale Foro y Gustavo
  • Jorge Newbery y Villa Congreso cerraban el Torneo Clausura 2018
  • Tremendo Partido Sol de mayo se alz con una importante
  • Super4 All Vamos Dep Viedma vuelve a hacer historia Derrot
  • Final U13M Atenas Campen Torneo Clausura 2018 venci a Villa
  • Howard Wilkerson el ex Gimnasia LP y Atenas Patagones hizo
  • Deportivo Viedma le gan el Clasico a Atenas Tras empatar
  • El Club San Martn de Viedma realiz un campus de

Seguí tu equipo por…

Facundo Campazzo: “Desde que tiré todo lo que tenía en la heladera, empecé a jugar mejor al básquetbol”

Los rayos de sol entran por uno de los ventanales del Polideportivo León Najnudel. Cuando Facundo Campazzo se sienta en una de las escalinatas que hacen las veces de tribuna en este miniestadio casi escondido en el segundo piso del CeNARD porteño, pegan justo en su pelo oscuro. En el momento en que se enciende el grabador, le dan un marco visual a las ideas disparadas por la cabeza de este petiso revulsivo que seduce, contagia y enamora a los que tiene de su lado.

Multicampeón con Real Madrid, equipo con el que en mayo ganó la Euroliga y en junio la Liga de España, ya casi no quedan seres con prejuicios respecto al consolidado base de la Selección argentina, máximo referente luego del icónico Luis Scola.

Pero en la extensa charla con Clarín no solamente hablará de factores deportivos como sostenes de su enorme progreso. A los pequeños detalles que lo convirtieron en un “mejor profesional”, como se define Facundo, no duda en considerarlos como sus secretos.Facundo Campazzo, en el mejor momento de su carrera, mano a mano con Clarín. Foto: Diego Díaz

El sacrificio está fuera de la cancha y es lo que la gente no ve: la buena alimentación o dormirte a las 23, mientras tus amigos se comen un asado, porque descansarás mejor hasta las 7 u 8″, cuenta quien hasta no hace mucho era un revulsivo en este ámbito.

“Hace poco más de dos años y medio que estoy con mi mujer (se casó el año pasado con Consuelo, cordobesa como él) y cuando estás bien afuera, encontrás un equilibrio adentro“, filosofa atado a la realidad emocional. “Con ella hice ese click de cuidarme, comer mejor y entrenarme más. Un día entré a la cocina y le dije: ‘Tiremos todo lo que hay acá, se acabó el jugo, la Coca Cola, lo que sea… Vamos a hacer las cosas bien’ “, explica sobre su cambio en los hábitos.Facundo Campazzo, junto a Consuelo, su pareja cordobesa, su cable a tierra, en una colina desde la que se aprecia Murcia.

“Nos informamos, conseguimos nutricionista, entrenador y me empecé a sentir mejor, a dormir mejor, a estar más contento y a levantarme con más ganas de entrenarme. Y se fue haciendo una bola”, relata quien también confiesa y destaca que los hombres más importantes del básquetbol argentino ya se lo remarcaban hacía tiempo.

“Luis (Scola, claro) me había hablado mucho. Manu (Ginóbili, claro) también y siempre me martillaba en la cabeza -cuenta-. Pero todo quedaba en decirme: ‘Algún día lo voy a hacer, voy a empezar a cuidarme más’. Al final ese momento llegó y, casualidad o no, desde que tiré todo lo que tenía en la heladera, empecé a jugar mejor. Y no paré más”.

 

Para el éxito, aunque hay formas que acercan a conseguirlo y otras que alejan, todavía no existen las fórmulas infalibles. En el caso de Campazzo, la amalgama entre el deseo individual y el colectivo es una inyección vital para todo equipo.

Yo trato de ser siempre competitivo. En la Selección con Nico (Laprovíttola) y en el Madrid con (Sergio) Llull. Quiero medirme, quiero ganar. En un equipo hay egos y necesitás motivarte dentro de tu cabeza. Pero también necesitás la motivación colectiva. Si sabés equilibrarlas bien, podés hacer una temporada muy buena, aunque no consigas nada -monologa-. Estar motivado en un deporte a nivel colectivo influye mucho porque solo no podés: es imposible salir campeón solo y necesitás de 11 jugadores más, del cuerpo técnico y de todo el club”.

El Campazzo que supo liderar a Peñarol de Mar del Plata no fue el mismo que maduró en Murcia. Tampoco el que se fue haciendo líder con la camiseta argentina, de la que hoy es sin dudas el máximo referente luego del icónico Luis Scola. Ni el que conduce al Madrid. “Hay mucho aprendizaje, mucho de carácter, de maduración, algo que siento que me pasó dentro y fuera de la cancha“, describe sin tapujos.

Claro que hay “presión” en España por el básquetbol, tanto en el Madrid como a nivel colectivo en la Liga ACB, desde hace tiempo la más destacada del mundo FIBA. Y Campazzo la aprendió a manejar.

“Hay más difusión, se le presta mucha atención. Y los medios también hablan del Madrid todo el tiempo. Pero eso no nos agrega presión. Más presión de la que tenés cuando usás la camiseta de Real Madrid no hay“, afirma el cordobés, que completa la idea con un ejemplo que no deja lugar a dudas.Facundo Campazzo festeja sobre el aro la obtención de la Euroliga en mayo pasado, tras el 85-80 sobre Fenerbahce. Foto: AFP

“¿Viste cuando salimos campeones? Las caras, obviamente, eran de alegría, pero a la vez era como un: ‘¡Ufff! ¡Nos sacamos un peso de encima, la puta madre! ¡Menos mal que ya se terminó!’. Porque en esos momentos pensás:‘Un partido más no lo aguanto’ -se sincera-. Es una sensación increíble, pero a veces no la pasás bien durante el año. Al final las caras son esas. Tocás el cielo con las manos, pero sentís alivio porque es duro”.

A juzgar por lo que se ve de él y por lo que transmite dentro de la cancha, este hombrecito de 179 centímetros pareciera disfrute absoluto, pero su confesión ofrece la sensación opuesta. “Creo que ser campeón se disfruta menos de lo que se debería disfrutar. Parece que salir campeón fuera fácil, pero uno no toma dimensión que hay muchos jugadores en las mejores ligas del mundo que nunca salieron campeones. Y te dicen: ‘Me hubiera encantado’“, relata por haber escuchado ese discurso.

“Es un camino muy largo. Son 10 meses viendo las mismas caras y muchas veces discutís y lo ves en la cancha aunque sea algo momentáneo. Encima en el Madrid son todas personalidades distintas, porque tenés jugadores de un montón de nacionalidades y culturas distintas. No es fácil la temporada y menos salir campeón”, concluye.

Algo de eso debe saber el base argentino, que acumula 20 títulos en su carrera: 18 en clubes (12 en Peñarol y 6 con Real Madrid) y 2 en la Selección.

Está establecido como pieza importante del campeón de Europa y fue elegido por el público, sus colegas, los entrenadores y la prensa como el base del segundo mejor quinteto de la Liga de España. El primero fue el esloveno Luca Doncic, fichaje de Dallas Mavericks.

Todo esto hizo que por la cabeza de Facundo ya no taladre la idea con forma de necesidad que lo persiguió durante mucho tiempo: la NBA. ¿Cómo lo logró? “Creo que al encontrar un equilibrio fuera de la cancha, una estabilidad”, reflexiona. 

“Renovar por tres años con el Madrid, que es el mejor club del mundo fuera de la NBA, me motiva a seguir queriendo estar acá, levantarme y preguntarme: ‘¿Qué puedo hacer hoy para ser mejor profesional?‘. Me ayudó a encontrar mi mejor versión -admite-. Si me alcanza para ir a la NBA, bienvenido sea; si no, estoy en el mejor equipo del mundo y es casi como la NBA. Ya estoy relajado en ese sentido”.Facundo Campazzo celebra el título en la Liga ACB, en junio, tras derrotar a Baskonia. Foto: EFE

Tiempo de revancha en España

Facundo Campazzo volvió en 2017 a Real Madrid, donde había llegado en 2014 después de comerse cruda la Liga Nacional con la camiseta de Peñarol, pero donde no había podido asentarse. Tras dos grandes temporadas con el humilde Murcia, el cordobés tenía la oportunidad de la revancha. Y las circunstancias -una grave lesión de Sergio Llull, símbolo del Madrid y la Selección española- lo llevaron a sitios inesperados.

“Me tocó tener más minutos y más responsabilidades que las que esperaba. Más presión también. Acepté esa responsabilidad y tanto el entrenador como mis compañeros me ayudaron a que esa presión fuera algo lindo y no un peso o algo negativo“, reflexiona el dueño de la camiseta número 7 de Argentina.Facundo Campazzo , en la entrevista con Clarín en el CeNARD. Foto: Diego Díaz

 

Ser el estratega sobre la pista de un club como el Madrid también requirió progresos. Los detalla el Sheriff en primera persona: “Cuando alcanzás cierto nivel, te empezás a chocar con la pared muchas veces. Me ayudó mucho enfrentarme con rivales atléticos, de talla, altísimos, largos… Lo que en Peñarol resolvía con una bandeja, acá lo tengo que hacer con un freno y una flotadora, por ejemplo. Sin el tiro de tres, hoy es imposible jugar. Entonces busqué mejorarlo, adquirirlo cada vez más para tener variantes ofensivas. Si no defendés, podés llegar a jugar, pero si no metés triples es muy difícil que estés adentro de la cancha. Traté de incorporar esas cosas para estar a la altura de un equipo como el Madrid”.

Con el correr de las fechas, tanto en la Liga ACB como en la Euroliga, Campazzo se hizo amo y señor de la conducción del equipo madrileño, pese a compartir plantel con perimetrales de gran jerarquía como Luka Doncic, Klemlen Prepelic, Rudy Fernández o Jaycee Carroll.

Sin embargo, el horizonte se ensombreció en el momento menos indicado.”Me lesioné cuando mejor me sentía y en ese momento lo sentí como algo injusto”, recuerda con un dejo de amargura por aquella lesión condral en la rodilla izquierda.

“Llegué medio justo para el Final Four, pero no me lo quería perder. Mi corazón me decía que sí, pero la cabeza a veces me decía que no, que lo pensara más tranquilo -recuerda sobre el cuadrangular decisivo de la Euroliga-. Al llegar a Belgrado y vivir todo lo que era el show, la emoción, la tensión, la presión y esa linda responsabilidad… No me lo quería perder. No estaba al 100 por ciento, pero iba a entregar lo mejor de mí, fuera el 80 o el 60 o lo que fuere. Pudimos ganar la Euroliga y creo que no estábamos en los planes, pese a ser Real Madrid, por todo los que nos había pasado”.

Al cabo, quedar en una posición relegada a la hora de hablar de candidaturas durante la campaña terminó resultando beneficioso para el grupo. “Esa ‘quitada de presión’ nos ayudó para afrontar el Final Four y conseguir el título -admite-. Después vino la ACB, en la que había sed de revancha por lo del año pasado (Real había perdido la final con Valencia)”. Y la ganaron también.

Ahora tiene otro torneo en la mira: la Supercopa española. Este viernes, con Real Madrid enfrentará en una semifinal al Obradoiro. Y de ganar, el sábado lo esperará el vencedor de Barcelona-Baskonia.Facundo Campazzo, con la pelota y la camiseta de entrenamiento de la Selección. Foto: Diego Díaz.

 

“En la Selección se intenta conseguir la perfección”

El caso del básquetbol es particular. Desde el Preolímpico de Mar del Plata 2011, la Selección Mayor no gana un título de esa relevancia. Sin embargo, prácticamente a nadie se le ocurriría cuestionar la falta de trofeos, sin necesidad de ir a extremos como los de reclamar otro oro olímpico.

Eso pasa porque la gente sabe que el básquetbol trabaja muy bien, que hay mucho sacrificio, que se intenta conseguir la perfección. Eso se valora mucho. Y también sabe que Estados Unidos y España están por delante de nosotros”, analiza el base de un seleccionado que quedó bien parado para clasificarse al Mundial de China, luego de las victorias ante México y Puerto Rico.

 

Pero esa no es la única razón. Para Campazzo, como para tantos otros, el equipo trascendió los logros y de eso se vieron beneficiados los que fueron llegando a compartir plantel con los últimos sobrevivientes de la Generación Dorada. 

“Desde que se le ganó a Estados Unidos (en el Mundial de Indianápolis 2002), la gente le tomó cariño al equipoPero después tenés tipos como Manu (Ginóbili), Luis (Scola), Chapu (Nocioni) y el resto que les transmitían valores no sólo a los compañeros sino también a la gente. Y eso por ahí no se lo daban otros deportes.La gente, en ese sentido, aunque fuera poca, se sintió bien con el básquetbol”, opina.Campazzo, junto a Manu Ginóbili y Luis Scola, en los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Foto: Maxi Failla

El conductor de Real Madrid y la Selección, entre risas, prefiere “ni pensar” en el comportamiento de los aficionados si el básquetbol tuviera la popularidad del fútbol. “No me animo a arriesgarme”, aclara.

Pero no puede estar al margen de los comentarios en las redes sociales. “En el Madrid me pasa que el básquetbol se difunde mucho más que en Argentina y a veces leés las redes y hay gente a la que le gusta cómo jugás y otra a la que no. No le vas a gustar a todo el mundo -avisa-. Entonces hay veces que directamente ni leo los comentarios o los leo así nomás. Porque tanto los buenos como los malos te afectan negativamente. Hay que saber llevar las críticas y la difusión. La opinión del afuera no la vas a callar nunca. Hay que saber consumirla“.

Respecto a la relación con el público, el dos veces olímpico en Londres 2012 y en Río de Janeiro 2016 ve grandes avances, aunque no se conforma y va por más. Entiende, sin embargo, que para eso el grupo tiene que contagiar desde adentro y cada jugador acompañar con el progreso individual durante el año.

“Fuimos a jugar a La Rioja, San Juan y Olavarría y los estadios estaban llenos. La gente nos acompaña mucho -dice con satisfacción-. Para seducir a un público nuevo, hay que seguir trabajando, tener buenos resultados y que más jugadores vayan a las mejores ligas como las europeas o la NBA, que es lo que logró en su momento la Generación Dorada“.

De todos modos, prefiere pasar de largo en lo que sería un mayor reconocimiento popular y larga una carcajada: “¡No, dejá! No sé si a cada uno de nosotros nos gustaría ser más famosos”.

La vida después de Ginóbili

Facundo Campazzo fue uno de los más cercanos a Emanuel Ginóbili. En el recuerdo, ya está la anécdota que cuenta que Manu se “burló” de su estado físico, lo que motivó al cordobés a trabajar incansablemente para mejorar ese aspecto.

Y dice el base del retiro del ahora ex San Antonio Spurs: “Su retiro nos pegó mucho, nos quedamos con ganas de seguir viéndolo. Nadie nos representó como él y lo vamos a extrañar. Creo que no tomamos dimensión de lo que significó para nuestro básquetbol. Todo el mundo habló cuando anunció su retiro. Si mirás todos los jugadores increíbles que lo saludaron, o también tipos que no lo vieron jugar nunca, o personas que compartieron cosas con él pero no fueron compañeros ni nada… Fuimos verdaderos privilegiados todos los que jugamos con él“.Facundo Campazzo, de frente en la charla con Clarín en CeNARD. Foto: Diego Díaz.

 

Las críticas a los futbolistas

El fútbol no le es ajeno a Facundo Campazzo. “No soy de consumir mucho fútbol argentino, más que nada por los horarios, pero me gusta ver y también jugarlo. El otro día fui a ver a Boca y cuando estoy en Madrid a veces voy a ver al equipo”, cuenta el petiso, hincha de Chacarita por herencia paterna, pese a ser nacido y criado en tierra de Belgrano, Talleres e Instituto.

Facundo sabe que los futbolistas, especialmente los que visten la camiseta argentina, suelen tener una mira telescópica que evalúa cada acción, no sólo dentro sino también fuera del campo. Algo por lo que no le toca sufrir a él ni a sus compañeros.

“A veces se opina mucho sin saber o por ahí se sabe pero se opina de mala manera -opina-. Nosotros no tenemos esa difusión o esa magnitud. La prensa no está detrás nuestro constantemente. Algunos jugadores de la Selección de fútbol no pueden ir al shopping y creo que Luis (Scola) tranquilamente podría ir a comprar algo o a tomar un helado“.

Su relación con futbolistas se reduce a algunos encuentros casuales. “Amigos no tengo; conocidos sí. Cuando jugaba en Peñarol nos llevábamos bien con Walter Erviti. Una vez le regalé una camiseta a Orion cuando nos fue a ver a un amistoso y hablamos un rato. Y en Milán me tocó conocer y charlar con Palacio”, rememora.

Fuente: Mauricio Codocea – Clarín  Fotos: Diego Díaz

0 comentarios - “Facundo Campazzo: “Desde que tiré todo lo que tenía en la heladera, empecé a jugar mejor al básquetbol””

Deja un comentario

Liga Argentina Fixture

A E C de Viedma

Municipalidad de Viedma RN

Legislatura RN

El Tiempo en la zona

El tiempo - Tutiempo.net

Descargá la Aplicación en